osito portal

Un oso melero fue rescatado y liberado en la Reserva de Aguas Chiquitas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

El animal fue encontrado en Tafí Viejo y entregado al personal de la Reserva de Horco Molle, dónde fue curado de lesiones leves en el dorso y posteriormente devuelto a su hábitat natural.

Ayer miércoles, un ejemplar de oso melero, característico de la zona de las yungas de Sudamérica y particularmente del Norte argentino, fue liberado en la Reserva Provincial de Aguas Chiquitas, a 25 kilómetros de San Miguel de Tucumán, en la zona de El Cadillal. El animal fue encontrado por un particular sobre la ruta, en las inmediaciones a la ciudad de Tafí Viejo y posteriormente entregado al personal de la Reserva de Horco Molle (REHM), organismo que depende la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT, para su evaluación y cuidado.

Los veterinarios de la REHM tuvieron que atender las lesiones en el dorso que presentaba el oso melero, producto de algún inesperado encuentro con perros de la zona, según especularon los especialistas. Se trata de un macho adulto (de más de dos años), que pesa cinco kilos y que luego de haber sido rehabilitado, se encontraba en óptimo estado para reinsertarse a su hábitat natural. El proceso de rescate y relocalización del ejemplar contó con el apoyo de la Dirección de Flora, Fauna y Suelo de la Provincia.

Pablo Quiroga, coordinador de la REHM, expresó que la liberación del animal los gratifica y enorgullece porque les permite cumplir un rol importante en el cuidado de la fauna autóctona de la Provincia. “Lo liberamos en la Reserva de Aguas Chiquitas porque es la zona más próxima dónde se estima que pertenece el animal y dónde además conviven otros ejemplares de la especie”, señaló.

Agregó que “aunque el oso melero forma parte de nuestra fauna, es muy difícil que la gente pueda encontrarlo cotidianamente porque tiene hábitos nocturnos. Durante el día permanece quieto en un solo lugar y de noche en cambio, es su momento de mayor actividad”. Describió que estos osos pese a su nombre “melero” no comen miel, sino que se alimentan de insectos, en especial de hormigas y de avispas, entonces pueden encontrarse en un panal o en un tronco buscando su alimento.

Por su parte, Diego Ortiz, encargado de Fauna de la REHM, comentó que son animales muy carismáticos y de una fisonomía agradable y que por ese motivo muchas veces la gente tiende a tomarlos de mascota. El profesional advirtió que es un animal salvaje, que pueda llegar a morir en cautiverio y alertó sobre la necesidad de devolverlos a su hábitat natural. Agregó que “si bien en nuestro país no están en peligro de extinción, en la Provincia es una especie a conservar y cuidar porque sus ambientes se van retrayendo cada vez más, producto de la deforestación”.

El veterinario de la REHM, Javier Fernández, describió al ejemplar con una fisonomía similar a la de un oso hormiguero pero de diferente color. “El hormiguero es blanco y gris con una raya, en tanto que el melero es amarillo con tonalidades naranja y una franja negra en el dorso, además es más pequeño y con hábitos nocturnos y arborícolas”, puntualizó.

Finalmente, Ana Palacios, responsable del Área de Fauna de la Dirección Provincial de Flora, Fauna y Suelo, manifestó que realizan un trabajo conjunto con la REHM en el rescate y rehabilitación de distintas especies. “Siempre la idea es recuperar los animales y devolverlos a su ambiente natural”, finalizó la profesional.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page