acto en pozo de vargas para web

La UNT participó de un emotivo acto por el Día de los Derechos Humanos en el Pozo de Vargas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Integrantes del grupo de peritos que trabajan en el lugar destacaron la permanente colaboración de la Casa de Juan B. Terán en el avance de las investigaciones. Primer laboratorio forense de campo construido por una universidad pública en el país

Con motivo de conmemorarse el Día Internacional de los Derechos Humanos y los 31 años de recuperación de la democracia, se realizó ayer un emotivo acto en el Pozo de Vargas. Del mismo participaron el vicerrector de la Universidad Nacional de Tucumán, José García, representantes de Familiares de Desaparecidos de Tucumán (Fadetuc), integrantes del Colectivo de Arqueología, Memoria e Identidad de Tucumán (CAMIT), el secretario de Bienestar Universitario, Gustavo Vitulli y Leandro Díaz, secretario económico administrativo de la UNT.

Previo a iniciar el acto, el vicerrector plantó un fresno a modo de homenaje de la UNT para con las víctimas del terrorismo de Estado e izó la bandera nacional.

“Es un día muy emblemático e importante para la Universidad estar presente y colaborar en las tareas que realiza el CAMIT. Cuando uno escucha el nombre de las 33 personas que la UNT ayudó a rescatar e identificar, comprende la importancia de devolver a la sociedad parte de lo que se investiga”, precisó García.

A su vez, una conmovida Virginia Sosa, dirigente de Fadetuc, aseguró que “este Pozo habla. Estamos muy contentos de contar con la presencia de los funcionarios de la UNT y con el equipo que trabaja desde el primer momento, hace 12 años ya”, dijo.

Víctor Ataliva es uno de los integrantes del CAMIT y reconoció que gracias a la permanente presencia de la UNT llevan excavados 31 metros de profundidad. “Hay ciertas cuestiones que tienen que ver con la infraestructura y los conocimientos específicos que, sin el aporte de la UNT, esto no podría haber avanzado”, aseveró.

En su discurso, Ataliva recordó que, en 2002 cuando comenzaron los primeros trabajos en el predio, el galpón que actualmente protege el Pozo fue hecho por trabajadores del área de Construcciones Universitarias.

La UNT no sólo aportó con materiales para el avance de la investigación. También construyó el laboratorio forense campo. “Es el primero construido por una universidad pública que existe en el país. A veces se dice que la Universidad es una entidad abstracta y que no está vinculada a los problemas reales de la sociedad. Este es un ejemplo de que no es así, porque vemos que existe una Universidad que participa activamente y tiene un rol muy importante en el avance de las causas”, analizó.

El denominado Pozo de Vargas está ubicado en avenida Francisco de Aguirre al 4500 es una fosa común clandestina en las que se ocultaron cadáveres de detenidos-desaparecidos. Los peritos del CAMIT, que trabajan en el sitio, rescatan los vestigios de entre escombros y en las profundidades. Luego, las muestras son cotejadas en base al estudio de ADN por peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense quienes, tras cotejar con las muestras aportadas por familiares, logran identificar los restos hallados. Suman 33 las identificaciones efectuadas allí. Entre ellos, dirigentes gremiales, funcionarios públicos y estudiantes universitarios.

Además de sumar su aporte, en diciembre de 2013, la UNT y el CAMIT firmaron un convenio de cooperación y asistencia técnica y profesional en materia de formación y desarrollo de la investigación en arqueología forense y promoción y defensa de Derechos Humanos, especialmente los vinculados con crímenes de lesa humanidad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page