arqueologia para web

Arqueólogos de la UNT recibieron un subsidio de National Geographic para investigar las primeras comunidades de la provincia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Se trata de un campamento de una población de cazadores-recolectores nómades de Los Corrales, en El Infiernillo, a 3.100 metros de altura sobre el nivel del mar.

Un equipo de arqueólogos tucumanos recibió un subsidio de la National Geographic Society para investigar a las primeras comunidades agropastoriles de la provincia de las que se tiene registro, hace 7.000 años. Se trata de un campamento de una población de cazadores-recolectores nómades de Los Corrales, en El Infiernillo, a 3.100 metros de altura sobre el nivel del mar.

El grupo de investigadores, dirigido por el arqueólogo de la Facultad de Ciencias Naturales e IML Jorge Martínez, obtuvo financiamiento para llevar adelante el proyecto: “Las ocupaciones cazadoras recolectoras más antiguas en los valles del NOA: una historia de más de 7.000 años”. Menos de diez tucumanos han recibido esta clase de aporte económico por parte de esta institución que está dedicada a difundir (lejos de los parámetros de las ciencias duras) las investigaciones científicas que tratan acerca del planeta, la naturaleza, la geografía y con especial óptica, el origen de la vida. En 2010 fue subsidiado Guillermo Aceñolaza, también de la Facultad de Ciencias Naturales.

Desde 2009, este grupo de investigadores comenzó a trabajar en proyectos de excavación en Los Corrales para investigar comunidades sedentarias agropastoriles, entre el año 0 y el 500 después de Cristo. En este sitio, además de la evidencia arqueológica de estos asentamientos, también se encontró (en otros sitios de excavación) material de 3.300 y de 7.400 años de antigüedad, a tan sólo 1,10 metros de profundidad. “Como resultado de trabajos sistemáticos de exploración, fue detectado un sector con numerosos artefactos de piedra tallada, ubicado a más de 3.100 metros de altura. Por la forma de estos artefactos, en su mayoría puntas de piedra de armas de caza, sabíamos que los mismos aludían a una mayor antigüedad en relación a los grupos agro-pastoriles mencionados”, detalló Jorge Martínez.

Las muestras fueron datadas gracias a una batería de pruebas, entre las que se realizó la de carbono 14. Se trata de los “paleotucumanos”, los primeros vecinos de nuestra provincia. “Mediante excavaciones estratigráficas en este lugar, se tomaron muestras de huesos quemados de fauna que estaban asociados a un antiguo fogón, y que a través de la técnica de carbono 14 pudo confirmarse una antigüedad de 3.330 años”, indicó el arqueólogo.

El equipo de investigadores está conformado por la Dra. Nurit Oliszewski, Dr. Mario Caria, Dra. Cecilia Mercuri, Arql. Eugenia Di Lullo, Arql. Hernán Cruz, Arql. Matías Gramajo Bühler, Arql. Ana Muntaner, Lic. Silvana Puentes Duberti, Lic. Gabriela Srur; y por los estudiantes Guillermo Arreguez, Eduardo Mauri, Pablo Navarro, Agustín Sastres Illescas, Yanet Vera. También cuenta con los colaboradores Dr. Alfredo Grau (UNT), Dr. Andrés Izeta (UNC), Dr. Pablo Tchilinguirian (UBA)y la Dra. Elizabeth Pintar (Universidad de Texas-USA).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page