89_20171023154913

LIGIAAT conmemoró los 15 años de investigación en Derechos Humanos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

El Laboratorio de Investigaciones Grupo Interdisciplinario de Arqueología y Antropología de Tucumán realizó un acto en el MUNT.

El viernes pasado, el Laboratorio de Investigaciones Grupo Interdisciplinario de Arqueología y Antropología de Tucumán (LIGIAAT), que depende de la Facultad de Ciencias Naturales e IML, conmemoró sus 15 años de investigación con un acto en el MUNT. Además de sus integrantes, el evento contó con la presencia de la rectora Alicia Bardón y el vicedecano de Ciencias Naturales, Hugo Fernández.

Durante el aniversario los responsables dirigieron unas palabras a los presentes. Luego se proyectó un video institucional y posteriormente se rindió un homenaje a Natalia Ariñez, militante de la agrupación HIJOS, “en reconocimiento a su trayectoria y lucha por los Derechos Humanos”, quien falleció en un accidente automovilístico el año pasado. Además se inauguró un mural, realizado por Luciano Vita, y la exposición “Líneas de tiempo” e Infografías de los trabajos abordados desde el LIGIAAT.

La rectora Alicia Bardón señaló que: “que el Laboratorio trabaja directamente con la justicia para ponerla en conocimiento de lo que se investiga en áreas transdisciplinarias. Desarrolla un abordaje Antropológico, Arqueológico y Geológico para sacar conclusiones correctas en lo que son los juicios por la desaparición de personas en la última dictadura cívico-militar”.

El arqueólogo y coordinador, Ezequiel Del Bel, dijo que “la creación del laboratorio fue en el 2000 pero comenzamos a trabajar en el 2002 en el Pozo de Vargas y posteriormente en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio (CCDTyE) Arsenal Miguel de Azcuénaga”. Agregó que actualmente son 13 personas las que conforman el grupo y cerca de 35 colaboradores de distintas carreras, quienes en estos momentos están trabajando en el Espacio para la Memoria y Promoción de los Derechos Humanos “Escuelita de Famaillá”.

La tarea que desarrollan en este sitio la dividió en cuatro etapas. “La primera es la investigación basada en la recopilación de testimonios; el armado de base de datos; búsqueda de fotografías; todo lo que pueda dar indicios para después intervenir. La segunda etapa es la de campo que se trabaja con la metodología de motobarreno para tomar muestras y descartar que en la Escuelita haya inhumación clandestina que, si bien no hay testigos que lo confirmen, hay que descartar esa posibilidad. La tercera parte es la arquitectónica, se buscará información del predio, y por último, la digitalización de los datos, la base y el informe final que estará disponible para la Nación y la Secretaría de DDHH de la provincia”, contó. “Durante el trabajo se coordinarán visitas de las escuelas para que observen cómo trabaja un equipo interdisciplinario”, detalló.

Del Bel recordó que la Justicia Federal suspendió momentáneamente todas las tareas periciales en el ex Arsenal Miguel de Azcuénaga, debido a que el plan de trabajo 2017 todavía no fue aprobado pese a que el mismo fue presentado en el mes de octubre de 2016.

LIGIAAT, es un equipo de investigación que, desde una perspectiva interdisciplinaria está abocado a la problemática de los procesos de confrontaciones políticas y sociales de la década de los 70, específicamente a los despliegues de las operaciones militares Operativo Independencia y las confrontaciones durante la dictadura cívico-militar en nuestra provincia.

Su Historia

El LIGIAAT (GIAAT en ese entonces), se constituyó como un grupo de trabajo a partir de un taller de formación llevado a cabo en Tucumán por miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en el año 2000, a partir de una iniciativa de la Secretaría de Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la UNT, apoyada por el Departamento de Arqueología de esta institución. El conjunto de reflexiones, discusiones y experiencias que sobre el tema se expusieron y debatieron en aquella ocasión, se tradujeron en la posibilidad de conformar en Tucumán un espacio académico que se dedicara a las investigaciones sobre el pasado reciente de esta provincia y de Argentina.

Hasta ese entonces no existía en esta provincia un equipo de investigación que pudiera aportar a la justicia, a los familiares y a la sociedad en su conjunto, datos y evidencias científicas que permitiesen aproximarlos al conocimiento del proceso que llevó a la desaparición y muerte de las víctimas y el destino final de sus restos, de modo de contribuir a la imputación y condena judicial de los responsables de los hechos cometidos. Por tal razón, la constitución del LIGIAAT significó la formación y consolidación de un equipo de investigación local en condiciones para proponerse y asumir como perito y consultor de la justicia en causas sobre violaciones a los derechos humanos.

Objetivos del Laboratorio

“El principal propósito de nuestro espacio de investigación y formación es el de construir y aportar conocimiento en relación a las modalidades y las técnicas que se desarrollaron en los procesos de desaparición forzada de personas, específicamente en el despliegue del secuestro, cautiverio, producción de muerte y ocultamiento de cadáveres. En nuestras investigaciones producimos datos judiciables que se articulan en investigaciones periciales sobre violaciones a los Derechos Humanos cometidos por el Estado antes y durante la última dictadura”, explicaron sus integrantes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page