acto por el 25 de mayo

“Los universitarios debemos seguir bregando por dignidad, igualdad, pleno ejercicio de los derechos humanos y justicia efectiva”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Fueron algunas de las palabras que eligió la rectora Alicia Bardón durante su último discurso como titular de la Casa de Altos Estudios. Se realizó un acto conmemorativo por los 208 años de la Revolución de Mayo y los 104 de creación de la Universidad Nacional de Tucumán.

 

Este jueves el Patio del Rectorado se vistió de gala para conmemorar los 208 años de la Revolución de Mayo y los 104 de creación de la UNT. A 100 años de la Reforma Universitaria, se realizó un acto central que se caracterizó por ser el último de la rectora  Alicia Bardón al frente de esta Casa de Altos Estudios.

Previo al inicio de la ceremonia, se llevó a cabo el tradicional chocolate caliente. Posteriormente, se procedió al ingreso de los símbolos patrios, el izamiento de la bandera a cargo del rector y vicerrector electos, José García y Sergio Pagani. Seguidamente, los presentes entonaron las estrofas del Himno Nacional, a cargo de la Orquesta Juvenil que estuvo acompañada por personal de la UNT que se capacitó en Lengua de Señas y por los Profesores Eméritos de la UNT. Luego, alumnos de la Escuela Sarmiento colocaron una ofrenda floral sobre el busto del fundador de la Universidad, Juan B. Terán, y finalmente Alicia Bardón dirigió su último discurso como rectora.
El acto contó con la presencia de integrantes del Gabinete, decanos y vicedecanos de las distintas unidades académicas, directores de las escuelas experimentales, funcionarios provinciales, municipales y miembros de la comunidad universitaria.

La Rectora agregó a las conmemoraciones la próxima a cumplirse por los 100 años de la Reforma Universitaria. “Bienvenidos a este Patio prestigioso de primaveras e inviernos, testigo fiel de una institución que no se rinde. En el día de hoy coinciden varias celebraciones. Al renacimiento de la Patria y de la Universidad, le sumamos los 100 años de la Reforma. Los tres hechos se entrelazan en principios de libertad, de autogobierno y de la ruptura de antiguos autoritarismos. A 208 años de la gesta, a 104 de la UNT y a 100 años de la Reforma, los universitarios debemos seguir bregando por dignidad, igualdad de oportunidades, pleno ejercicio de los derechos humanos y la justicia efectiva para que se eliminen privilegios y se premien a quienes cumplen las normas gracias al mérito y al esfuerzo. La eliminación de privilegios y el cumplimiento de las normas generaron profundos avances en lo social y en lo educativo, ampliando derechos a los argentinos. Para honrar estas gestas debemos cumplir deberes y obligaciones con la Patria y con la Universidad. Las instituciones de los países se consolidan con la construcción diaria con que cada uno de nosotros enaltece ese derecho a través del trabajo. En esta oportunidad quiero saludarlos y despedirme con el orgullo de ser universitaria y porque al pueblo que la sostiene le debo mi formación profesional, científica y mis 43 años de años de trabajo digno con claras oportunidades de progreso”, indicó Bardón.

Durante su oratoria agradeció a toda la comunidad y brindó un balance de los 4 años al frente de la UNT. “No es posible gestionar una institución compleja sin constancia y sin dedicación, no queda tiempo de bajar los brazos. Es una Universidad viva, activa y en movimiento con más de 17 mil títulos entregados en los últimos 4 años, significa un hecho concreto y no una opinión. En ese camino de trabajo agradezco al Vicerrector y al Gabinete por el acompañamiento; a los decanos y los consejeros superiores, por sus acuerdos, sus disensos y sus debates que permitieron tomar mejores decisiones; a los docentes, no docentes y estudiantes que condujeron a tener una Universidad más fuerte y consolidada. Estoy segura que las nuevas autoridades, a las cuales felicito de corazón, seguirán por ese camino produciendo los cambios necesarios para la mejora continua de la calidad educativa en un mundo que nos toca vivir donde el conocimiento se expande con mayor aceleración y dinamiza vertiginosos cambios culturales. Nuesto Papa Francisco, durante la visita que hicimos a Roma, nos dijo que el trabajo en educación está comprometido con la Justicia y la Paz, sin educación las pasiones son las que conducen”, expresó.

Por último, la Rectora compartió las palabras de Manuel Belgrano: “Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidumbre; método no desorden; disciplina, no caos; constancia no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia. Porque el que no ama su patria no puede amar nada”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page