DSC_0529

La educación superior no puede seguir siendo percibida como privilegio; tiene que ser un derecho

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Declaración final de la CRES 2018 reafirma el compromiso con la educación como derecho humano universal, bien público y un deber del Estado.

 

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), Hugo Juri, dio lectura de la Declaración Final de la Tercera Conferencia Regional de Educación Superior para América Latina y el Caribe (CRES 2018). La presentación tuvo lugar durante la ceremonia de clausura de la Conferencia, celebrada al final de la tarde del jueves en Córdoba.

Juri estaba al lado del coordinador general de la CRES, Francisco Tamarit, y del director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Iesalc) y coordinador de la Conferencia, Pedro Henríquez Guajardo. Los dos presentaron alternativamente los principios de los siete ejes temáticos de la Conferencia.

El documento final de la CRES 2018 es una especie de carta de principios y en ella están contenidos las ideas y valores a ser defendidos y practicados por las universidades e instituciones de enseñanza superior públicas de América Latina y el Caribe. La declaración también presenta las responsabilidades y compromisos a ser asumidos por las instituciones de enseñanza y gobiernos.

Francisco Tamarit informó que además de la Declaración Final otros dos documentos serán producidos. El primero traerá las recomendaciones de la CRES, una especie de plan de acción, y el segundo las proposiciones reunidas a lo largo de toda la Conferencia. De acuerdo con Tamarit, se recibieron más de 400 recomendaciones. “Las críticas y contribuciones son muy bienvenidas. La CRES es democrática. Creo que hemos demostrado a lo largo de estos días la participación es parte de la vocación de esta Conferencia. “Hemos demostrado que hay que abandonar el mito de la iluminación académica”, afirmó Guajardo.

Educación como derecho

La declaración final reafirma el postulado de la educación superior como derecho humano universal, bien público y un deber del Estado y advierte que la educación superior ha sido percibida como privilegio y no derecho.

Reconoce que se han logrado avances, pero advierte que un sector importante de la comunidad se encuentra sin acceso a derechos básicos – agua potable, salud y educación, alertando que millones de niños, jóvenes y ancianos de América Latina y el Caribe viven en estado de salud la exclusión.

El documento destaca que la internacionalización y la visión mercantilista han afectado el derecho social a la educación y convoca a la región para revisar y revertir esta situación. La declaración determina que se establezca el seguimiento riguroso para la oferta de la educación a todos los niveles, reiterando que los Estados tienen que adoptar instrumentos de regulación de las instituciones públicas y privadas, promoviendo el acceso universal, permanencia y titulación, con inclusión y pertinencia.

Gratuidad y autonomía

Los principios de la gratuidad de enseñanza y de la autonomía universitaria también son reiterados por la Declaración Final de la CRES 2018. El documento reafirma que las instituciones de enseñanza superior deben abrirse y promover un diálogo de saberes interactuando y reconociendo con otros actores y formas de producción conocimiento de la sociedad.

La declaración final de la CRES 2018 reconoce que las diferencias económicas, tecnológicas y sociales entre las regiones Norte y Sur han aumentado, que el libre intercambio entre mercancías ha prosperado y ese escenario amplía las desigualdades, afectando aún más a las comunidades más pobres de toda la región .

Igualdad y protagonismo

El documento exhorta a las universidades e instituciones de enseñanza superior a repensarse, siguiendo los principios de la Reforma Universitaria de Córdoba, haciéndose cada vez más democráticas, a asumir efectivamente el papel de protagonistas en la transformación social, actuando para construir sociedades igualitarias, plurales y inclusive.

La declaración llama la atención sobre la desigualdad de género, destacando que las mujeres necesitan ser valoradas y reconocidas como sujetos de derecho, incluso dentro de las propias universidades e instituciones de enseñanza superior. Hay también un cuestionamiento y una convocatoria para que las instituciones reflexionen sobre cómo ellas están contribuyendo a transformar la sociedad, para promover el libre debate, la igualdad, el respeto humano, la lucha contra las arbitrariedades y la defensa incondicional de la democracia. La declaración afirma que las instituciones necesitan ser y estar comprometidas con la transformación social.

Materialidad de las recomendaciones

Para el docente Giovana Reis, de la Universidad Federal de Goiás (UFG) y representante del Sindicato de los Trabajadores en Educación de Goiás (Sintego), el documento incorporó una serie de preocupaciones que los sindicalistas tienen en relación al mantenimiento de la defensa de la universidad pública, y de calidad social, inclusiva. “En mi evaluación, el resultado final de la CRES fue positivo. Para nosotros, de Brasil, el documento es incluso mejor de lo que esperábamos. “Él incorporó preocupaciones del movimiento sindical y también de las administraciones de las universidades”, destaca.

Vanessa Ishikawa Rasoto, vicerrectora de la Universidad Tecnológica Federal de Paraná (UTFPR), considera que la Declaración Final de la CRES 2018 es un “marco histórico”. Sin embargo, destaca que es necesario asegurar materialidad al documento. “Espero realmente que consigamos trabajar con unión y paz para poder oportunizar el desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe. “Este documento viene a la hora correcta, pero es necesario que se transforme, de hecho, en política pública, sobre todo en Brasil”, resalta la dirigente

El trabajo de sistematización de las propuestas presentadas a lo largo de la CRES 2018 debe concluirse en dos o tres meses. Y al final, debe convocarse una reunión del Consejo de Rectores de América Latina y el Caribe para referendar el documento y transformar las recomendaciones en planes de acción concretos.

Para el rector de la UNC, es necesario que la CRES no se cierre con el término de la Conferencia. “Es necesario que tengamos actividades del post-CRES. La Conferencia no puede ser una foto, pero tiene que ser una película de la educación superior en América Latina y el Caribe “.

Fuente: CRES

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page