Archivo_000-768x576

Drones de Bambú: la ciencia al servicio de la comunidad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Un grupo de in­ge­nie­ros y es­tu­dian­tes desa­rro­llan dro­nes reem­pla­zan­do las es­truc­tu­ras con­ven­cio­na­les por un ma­te­rial bio­dre­gra­da­ble, eco­nó­mi­co y ac­ce­si­ble: el Bambú.

Los me­dios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les hi­cie­ron eco desde hace 6 años de un pro­yec­to 100% tu­cu­mano. Las notas pe­rio­dís­ti­cas fue­ron pu­bli­ca­das en dia­rios de todo el mundo des­per­tan­do la ad­mi­ra­ción de gran­des re­fe­ren­tes de la ingenie­ría. Fue un ejem­plo más de crea­ti­vi­dad apli­ca­da a la in­no­va­ción pero prin­ci­pal­men­te de su­pera­ción ante los di­ver­sos im­pre­vis­tos que sur­gen: no basta con que­rer cons­truir algo, tam­bién se ne­ce­si­tan in­su­mos.

Un grupo de in­ge­nie­ros y es­tu­dian­tes de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas y Tec­no­lo­gía de la UNT (FACET) pos­tu­la­ron al bambú como el ma­te­rial que re­em­pla­za­ría a la es­truc­tu­ra de car­bono con la que nor­mal­men­te se tra­ba­ja­ba y que debía ser im­por­ta­da. Era un hecho: en Tu­cu­mán co­men­za­rían a cons­truir­se los pri­me­ros dro­nes de bambú.

El uso de dro­nes en la ac­tua­li­dad es or­di­na­ria­men­te aso­cia­do a la ci­ne­ma­to­gra­fía, tu­ris­mo, pu­bli­ci­dad y fo­to­gra­fía. Sin em­bar­go tam­bién se lo re­la­cio­na a ac­ti­vi­da­des con una gran con­no­ta­ción ne­ga­ti­va como lo es la gue­rra, el trá­fi­co de dro­gas e in­va­sión a la pri­va­ci­dad. En­ton­ces es me­nes­ter pre­gun­tar­se ¿por qué y para qué la FACET in­vier­te en la cons­truc­ción de dro­nes?

El ingeniero Gus­ta­vo E. Juá­rez es el di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y en­ca­be­za desde el año 2012 el pro­yec­to me­dian­te el cual un grupo de in­ge­nie­ros y es­tu­dian­tes desa­rro­llan dro­nes re­em­pla­zan­do las es­truc­tu­ras conven­cio­na­les por un ma­te­rial bio­dre­gra­da­ble, eco­nó­mi­co y ac­ce­si­ble: el Bambú.

¿Cuál es el uso final de los dro­nes que están ela­bo­ran­do en el La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial?
La usa­bi­li­dad es con­ce­bi­da prin­ci­pal­men­te para ser apli­ca­da a la agri­cul­tu­ra y agro­no­mía de pre­ci­sión ba­sa­da en fo­to­gra­me­tría. Pero no­so­tros desde La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y el IEEE bus­ca­mos lle­var ade­lan­te ac­ti­vi­da­des huma­ni­ta­rias, como la vi­si­ta rea­li­za­da a la co­mu­ni­dad del Ñorco. Allí de­tec­ta­mos una ne­ce­si­dad par­ti­cu­lar: Ellos rea­li­zan ac­ti­vi­da­des de ga­na­de­ría fuera del co­rral y pier­den ga­na­do. Ésta pér­di­da ge­ne­ra un im­pac­to eco­nó­mi­co muy gran­de para las fa­mi­lias. Los dro­nes ser­vi­rían en éste caso para ras­trear el ga­na­do per­di­do usan­do cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas es­pe­cia­les. Otro uso para éste pro­yec­to está des­ti­na­do a la crea­ción de un dron que tenga la ca­pa­ci­dad de ex­traer mues­tras de agua y ana­li­zar­las. Fi­nal­men­te bus­ca­mos ser fun­cio­na­les a las mi­sio­nes de paz de los “Cas­cos Azu­les” que se des­plie­gan en te­rri­to­rios donde hubo cri­sis o ca­tás­tro­fes. En ambos casos po­drían en­con­trar­se con si­tua­cio­nes de vio­len­cia, enton­ces las mis­mas cá­ma­ras con las que se rea­li­za agro­no­mía de pre­ci­sión y de­tec­ción de ga­na­do per­mi­ten hacer de­tec­ción de in­sur­gen­cias.

¿Cómo es el pro­ce­so de cons­truc­ción del dron?
No­so­tros re­ci­bi­mos el ma­te­rial “verde” que hay que se­car­lo en dis­tin­tas con­di­cio­nes: en te­chos de cha­pas de zinc po­ne­mos el bambú entre las co­rreas lo cual ga­ran­ti­za cier­ta ca­li­dad de pro­duc­to (en cuan­to a lo li­neal). Hemos pro­ba­do integrar pro­duc­tos con altas con­di­cio­nes de bio­de­gra­da­bi­li­dad, en de­fi­ni­ti­va hi­ci­mos un pro­yec­to hí­bri­do que usa par­tes de bambú y par­tes de hie­rro como ser los tor­ni­llos, so­por­tes y aga­rres. Tra­ba­ja­mos el ma­te­rial en verde, verde se­ca­do con calor y ma­te­rial ya seco. Im­pac­ta mucho el tipo de bambú en cuan­to a la ca­pa­ci­dad de carga útil y tor­sión por­que bus­ca­mos prin­ci­pal­men­te que el dis­po­si­ti­vo vuele y que cum­pla con­di­cio­nes óp­ti­mas de ope­ra­bi­li­dad, es decir que pueda lle­var una carga útil. En estos mo­men­tos es­ta­mos es­pe­ran­do que el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de la Na­ción a tra­vés del Pro­yec­to PID­DEF nos pro­vea de una cá­ma­ra mul­ti­es­pec­tral. En­ton­ces el dron tiene que tener ga­ran­ti­za­da esa ope­ra­bi­li­dad para que la cá­ma­ra reali­ce el vuelo y ate­rri­ce sin gol­pes o ro­tu­ras, para lo cual se rea­li­zan es­tu­dios y tra­ba­jos de campo”.

¿Cuán­tos pro­to­ti­pos han desa­rro­lla­do?
Se han desa­rro­lla­do al­re­de­dor de cinco pro­to­ti­pos de los cua­les uno está vo­lan­do. Nues­tro pro­to­ti­po ya fue desa­rro­lla­do desde el punto de vista es­truc­tu­ral, solo queda in­te­grar la cá­ma­ra de vuelo y la cá­ma­ra de fo­to­gra­me­tría.

Si te­ne­mos en cuen­ta las fun­cio­nes para las que fue di­se­ña­do el dron, ¿Quié­nes se­rían los res­pon­sa­bles del ma­ne­jo del dis­po­si­ti­vo?
Los dis­po­si­ti­vos que es­ta­mos in­te­gran­do tie­nen un ele­va­do costo de pro­duc­ción. Es­ta­mos tra­tan­do ac­tual­men­te de con­se­guir re­cur­sos ex­ter­nos a la uni­ver­si­dad para poder mon­tar el dron y así brin­dar un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. A lo que apun­ta­mos es a la re­pli­ca­bi­li­dad del pro­yec­to. El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de la Na­ción de­ci­di­rá en su mo­men­to re­pli­car o no el pro­yec­to para las mi­sio­nes de paz de los Cas­cos Azu­les. Usar­lo en co­mu­ni­da­des im­pli­ca la bús­que­da de sub­si­dios in­ter­na­cio­na­les. La idea glo­bal es tra­tar de ayu­dar a las co­mu­ni­da­des a bus­car sub­si­dios que per­mi­tan desa­rro­llar los pro­yec­tos, y con una ca­pa­ci­ta­ción no muy larga sería fac­ti­ble que ellos pue­dan ma­ne­jar­los y ante ac­ci­den­tes pue­den elabo­rar otra es­truc­tu­ra, mon­tar la elec­tró­ni­ca y vol­ver a poner en fun­cio­na­mien­to el dis­po­si­ti­vo. En tanto con­te­mos con un solo pro­to­ti­po, el ser­vi­cio de uti­li­za­ción del dron sería re­que­ri­do al La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, al Decano de la Fa­cul­tad o al Rec­tor de la Uni­ver­si­dad.

¿El equi­po que des­ti­nó tan­tos años de es­fuer­zo, se sien­te sa­tis­fe­cho con los lo­gros al­can­za­dos hasta ahora?
La forma an­ti­gua de hacer cien­cia se ba­sa­ba en el pa­ra­dig­ma de “in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo” se ha­cían es­tu­dios de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial apli­ca­da a algo, pero nunca se lle­ga­ba a ob­te­ner el pro­duc­to. En la úl­ti­ma dé­ca­da el pa­ra­dig­ma cam­bió a “in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción (I+D+i)”. Hoy hi­ci­mos his­to­ria por­que lo que desa­rro­lla­mos fue des­ti­na­do a ser parte de la so­lu­ción de per­so­nas o co­mu­ni­da­des. No solo vo­la­mos el pri­mer dron de bambú del mundo sino que éste puede ser apli­ca­do a las mi­sio­nes de paz de los cas­cos azu­les en con­di­cio­nes in­hós­pi­tas o a co­mu­ni­da­des de alta mon­ta­ña, es decir, que en la me­di­da en que no­so­tros po­da­mos hacer volar el dis­po­si­ti­vo en esas con­di­cio­nes, ya nos damos por sa­tis­fe­chos por­que ade­más de brin­dar un ser­vi­cio tam­bién es­ta­mos ha­cien­do cien­cia. Este pro­yec­to fue pu­bli­ca­do en con­gre­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, y hay ins­ti­tu­cio­nes que nos aus­pi­cian y creen en noso­tros. Hemos tras­cen­di­do mu­chas eta­pas en las cua­les tu­vi­mos que ser muy fuer­tes para so­bre­pa­sar­las y eso ha for­ja­do nues­tro tem­ple y nos tiene muy con­ten­tos. Hacia dónde vamos, sa­be­mos que nos falta un tiem­po y re­cur­sos, en­ton­ces tra­ba­ja­mos para ges­tio­nar nues­tros pro­pios re­cur­sos den­tro y fuera de la Fa­cul­tad. Por eso es­ta­mos cons­tan­te­men­te par­ti­ci­pan­do en con­vo­ca­to­rias in­ter­na­cio­na­les, y desa­rro­llan­do con­ve­nios con uni­ver­si­da­des ar­gen­ti­nas (como la UBA y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba), Uni­ver­si­da­des de Es­pa­ña, Perú, Bo­li­via o USA (Ca­li­for­nia). Cree­mos que en de­fi­ni­ti­va, la gente que tra­ba­ja en estas uni­ver­si­da­des y par­ti­ci­pa del pro­yec­to, mas allá de ser cien­tí­fi­cos re­co­no­cidos, son muy so­li­da­rios en cuan­to a lo que saben y com­par­ten. In­clu­so con­ta­mos con pa­san­tes que ya cum­plie­ron sus pa­san­tías, y si­guen vol­vien­do al La­bo­ra­to­rio por el gran sen­ti­do de per­te­nen­cia que se forjó a lo largo de estos años.

¿El La­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial está tra­ba­jan­do en otros pro­yec­tos?
Es­ta­mos desa­rro­llan­do dis­po­si­ti­vos (Gi­rós­co­po) para pro­bar otros dro­nes y cer­ti­fi­car que están en con­di­cio­nes de volar. Todo pi­lo­to de dron de­be­rá tener su car­net, su se­gu­ro y su cer­ti­fi­ca­do de buen es­ta­do, algo si­mi­lar a la Ve­ri­fi­ca­ción Téc­ni­ca Vehi­cu­lar (VTV) de los au­to­mó­vi­les. Es un ser­vi­cio que será muy ne­ce­sa­rio en el fu­tu­ro.

 

Fuente: Área de Co­mu­ni­ca­ción Ins­ti­tu­cio­nal de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas y Tec­no­lo­gía

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page