Captura

Un estudiante creó una solución ecológica contra las hormigas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

Álvaro Blasco se le ocurrió un método eficiente y “ecoamigable” para evitar que las hormigas arruinaran los cultivos

Muchas veces, las soluciones más eficientes están en las cosas más simples. Fue esa la visión que tuvo Álvaro Blasco cuando creó “Ecostop”, un emprendimiento que produce barreras de control ecológico que evitan que las hormigas suban por los tallos de las plantas. A partir de un trozo de goma espuma con una lámina adosada, la invención -de bajo costo- evita la utilización de venenos. De esta manera, el propósito es doble: cuidar el medio ambiente y el bolsillo de los clientes.

El joven de 23 años, que estudia en la Facultad de Agronomía de la UNT, tuvo la idea durante el trabajo que realizaba en su finca familiar. El objetivo era conseguir que los cultivos de paltas y nueces sean protegidos del avance de las hormigas sin utilizar productos químicos. Luego de probar distintos métodos caseros, creó las barreras, cuya instalación en los tallos de las plantas es realizada en cuestión de minutos. El método funciona cuando el insecto intenta llegar al follaje, la goma espuma obstruye su paso y una lámina produce el deslizamiento y caída de la hormiga.

Una vez comprobada la eficacia del producto en su campo, Blasco decidió comercializarlo. “Hay personas que colocan una botella dada vuelta, pero esa técnica no acompaña el crecimiento del tallo. Esta goma sí lo hace y protege a la planta”, explica el emprendedor tucumano, que también es técnico agropecuario egresado de la Escuela de Agronomía y Sacarotecnia de la UNT.

“Ecostop” surgió como empresa a fines de 2015 y las barreras salieron al mercado dos años después. En el medio, el equipo ,conformado por biotecnólogos y otros profesionales del área, pasó por distintos prototipos y modelos de negocio. Al día de hoy, es una marca registrada y la invención es vendida en viveros tucumanos, tiene representación en otras provincias y se encuentra en vías a ser exportada.

Si bien la producción de las barreras que creó Blasco constituye la principal actividad del emprendimiento, el estudiante de Agronomía anticipa que diversificarán la oferta de “Ecostop” para convertirla en una “marca paraguas” que incluya más artículos. “El camino emprendedor te va dando ideas. Nuestra visión es crear soluciones que sean eficientes y que no dañen el medio ambiente”, señala. Con ese propósito, los investigadores están avanzando en la creación de un insecticida ecológico a partir del uso de microorganismos para el control de plagas. “Los venenos tradicionales pueden contaminar el suelo y el agua, además de que deben ser reaplicados luego de las lluvias”, especifica el joven.

A diferencia de muchas pymes que se vieron afectadas por la crisis económica, 2018 fue un año de éxitos para “Ecostop”. La firma recibió el sello de distinción “Marca Tucumán”, fue beneficiaria del Fondo Semilla (un programa nacional que financia a emprendedores), participó del concurso nacional “Innovar” y ganó un premio por creatividad e innovación en una exposición organizada por la Federación Económica de Tucumán (FET). También por parte de esa organización, la semana pasada Blasco obtuvo una mención por su “desarrollo productivo regional”. El inventor asegura que ve mucho potencial en su empresa y pone su optimismo en estos términos: “le encontramos la vuelta a la crisis. A veces, las oportunidades surgen ese contexto”.

Fuente y foto: La Gaceta

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInDigg thisShare on RedditFlattr the authorBuffer this pageShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page